Victoria del Balonmano Burgos en Gijón para asentarse en el liderato

El bloque burgalés supera un encuentro difícil en el que remonta un marcador adverso al inicio para hacerse con la séptima victoria de la temporada

El UBU San Pablo Balonmano Burgos volvió a ganar (18-25) ante el Grupo IMQ para prolongar su racha de imbatibilidad con la que se sitúa líder ahora ya en solitario gracias al empate del Balonmano Soria en la cancha de Arroyo. Una victoria cimentada en una buena defensa y en la templanza en los momentos clave.

El choque en Gijón fue duro. Los asturianos salieron lanzados y endosaron un parcial de 3-0 al cuadro cidiano nada más arrancar el encuentro. Un inicio arrollador del equipo local que le permitió ir mandando en el marcador los 15 primeros minutos de la primera parte. No obstante, los burgaleses no se pusieron nerviosos ni perdieron el control del choque en ningún momento. Una templanza que les permitió seguir con su plan, trabajar sólidos en defensa y salir fuertes en ataque. De modo que, poco a poco, la renta en el tanteo se fue reduciendo para que al final del primer tiempo los rojinegros se fueran al descanso con un gol de ventaja (10-11).

En la segunda mitad, las tornas se cambiaron y fueron los cidianos los que salieron de forma descarada a por el partido. Tanto que el parcial en los 12 primeros minutos fue de 1-6. Ni la exclusión de Jano en el minuto 6 ni el tiempo muerto solicitado por José Villaldea frenaron el ímpetu burgalés. El ritmo del encuentro subió y las acciones se endurecieron hasta el punto que el bloque local acabó con dos descalificados y el visitante con uno, el propio Jano.

Esto no frenó al Balonmano Burgos que, siempre a partir de una férrea defensa, mantuvo su inercia goleadora para conseguir su séptima victoria de la temporada.

Tras el duelo, el técnico cidiano, Nacho González, valoró el trabajo de sus pupilos destacando la buena gestión de los momentos críticos: “Partido frenético, con un ritmo por parte de los dos equipos muy alto, mucho más de lo que realmente refleja el marcador”, explicó González. “Probablemente también por el buen hacer de los dos porteros tanto del nuestro como del portero de Gijón”, añadió. En detalle, se trató de “un partido con un ritmo altísimo, con bastantes exclusiones” y en el que el conjunto burgalés tuvo que “lidiar con muchas situaciones de juego muy diferentes”. “Hemos empezado perdiendo pero más por algún fallo de portería que por el ritmo, que estaba en la línea que buscábamos desde el inicio”, destacó. “Poco a poco hemos ido asentando nuestra la defensa, que era una de las cosas que más hemos trabajado”, remarcó. Asimismo, González destacó la reacción en la segunda parte de su equipo: “Poco a poco hemos ido abriendo brecha en el marcador a raíz de ese nivel defensivo y de la portería. No nos hemos puesto nerviosos en momentos de tensión y en los que se ha ido a un ritmo altísimo y también hemos sabido gestionar situaciones de inferioridad y superioridad”. En definitiva, “un partido muy difícil de sacar y contentos con el resultado”.

Imágenes