El Balonmano Burgos mide sus opciones ante Avilés

El cuadro cidiano recibe este domingo a uno de los equipos fuertes de la categoría en un duelo de gran importancia para avanzar en la lucha por el ‘play-off’

Nueve victorias en nueve partidos no son suficientes si el objetivo es ambicioso y en el caso del Balonmano Burgos, lo es. Buscar el ‘play-off’ de ascenso exige constancia, trabajo duro y mucha concentración y con esas premisas afronta el UBU San Pablo su próximo encuentro ante un potente Cafes Toscaf Atlética. El cuadro cidiano recibirá a los avileses el próximo domingo, día 24, a las 12:00 horas en El Plantío a sabiendas de que se trata de una dura prueba contra un equipo que se sitúa séptimo en la clasificación con 10 puntos, pero con un partido menos (aplazado contra Santoña) por lo que su posición en la tabla es engañosa.

El bloque avilesino es la primera prueba de un ‘Everest’ que tendrá que superar el conjunto burgalés en los próximos encuentros en casa, donde se enfrentará en las próximas semanas, también, al Unión Financiera de Oviedo y al Balonmano Soria, todos ellos, principales rivales por el ascenso. El rival del domingo, con cuatro victorias, dos empates y dos derrotas, cuenta con una férrea defensa y, a su vez, con dos jugadores en el ‘Top-10’ de máximos realizadores: Aitor Rodríguez, que promedia 8,17 goles por partido, y Cristian Murias, con una media de 6. Un contrincante peligroso contra el que el bloque dirigido por Nacho González tendrá que emplearse a fondo para sacar los dos puntos y mantener el rumbo. Será importante, además, que la afición ponga su granito de arena desde la grada para ser el jugador ocho del equipo cidiano, por eso el club ha designado este encuentro como el Día de la Universidad, de modo que la UBU repartirá entradas entre los estudiantes que las soliciten.

Por su parte, el cuadro rojinegro mantiene su planificación y cuenta con toda la plantilla para este nuevo envite. El vestuario burgalés sabe que el buen inicio de temporada no le tiene que distraer de todo lo que queda por delante y, por ello, los jugadores no se dejan llevar por la euforia del momento y se centran en preparar a conciencia cada partido.

En este sentido, el entrenador cidiano, Nacho González, quiere dejar clara la entidad del rival del domingo: «Avilés es un equipo que el año pasado jugó la fase de ascenso», recuerda el técnico. «Es un conjunto de la parte alta, con muy buenos jugadores, donde destaca Aitor, que será uno de los mejores jugadores de la categoría y uno de los más desequilibrantes», resalta. «Además, tiene un buen equipo a su alrededor, con un ritmo de juego bastante alto, defensas intensas y presionantes y con una subida de contraataque alta», detalla. En definitiva, «un equipo bastante completo». No obstante, «este año, de momento, no están tan estables como el año pasado, que consiguieron sacar muchos partidos seguidos y de ahí que lograran la fase de ascenso», subraya González. «Esta temporada está dando ciertas muestras de inestabilidad y alternan partidos de muchísimo nivel con otros partidos que se esperaba que pudiesen sacar», remarca. Si bien, «habrá que ver la cara, porque este partido ya es muy decisivo y muy determinante», enfatiza el preparador. «Nosotros, por nuestra parte, tenemos que seguir con la dinámica que estamos trabajando con un ritmo alto, con una participación grande de todos los jugadores y ese es el camino que tenemos que seguir para sacar el partido adelante», sentencia.

Imágenes

(Pablo Riega)