El Balonmano Burgos bloquea el empuje de Arroyo

El cuadro cidiano sigue invicto gracias a una amplia victoria no exenta de momentos de apuro

El UBU San Pablo Burgos cosechó una victoria (32-26) ante el Balonmano Arroyo para mantenerse invicto con 12 puntos y líder en la clasificación una semana más. El choque, no obstante, tuvo tramos en los que los locales se desconectaron o pecaron de precipitación, lo que dio alas a los rivales que llegaron a tener una breve renta de tres goles en la primera parte que fue sofocada a tiempo por los hombres de Nacho González, que acabaron imponiendo su ley.

El duelo comenzó marcado por las férreas defensas de ambos conjuntos lo que retrasó la llegada del primer hasta el minuto 3 a manos de Roger Grossi. La defensa adelantada del cuadro visitante dificultaba las líneas de pase en el cuadro local, si bien cuando Burgos lograban imponer su ritmo atravesaba sin problemas el muro arroyano.

La exclusión en el minuto 7 de Luis Cano en el conjunto vallisoletano abrió la primera pequeña brecha en el marcador (4-2). La mayor embergadura algunos efectivos del bloque visitante hizo trabajar a la defensa rojinegra que vio como en el min. 14 su rival volvía a igual el choque (6-6). No obstante, Cano volvía a dejar a su equipo en inferioridad para que los pupilos de González aprovecharan la circunstancia y volvieran a comandar el marcador momentáneamente.

Entró entonces el conjunto burgalés en unos malos minutos que aprovecharon sus contrincantes para darle la vuelta al partido y poner en dificultades a los rojinegros. La precipitación en ataque y la menor solidez defensiva durante algunos minutos provocaron un arreón de Arroyo que intentó frenar el técnico local con un tiempo muerto en el 18 (8-11). A esto le siguió la exclusión de Ernesto en el 24. Sin embargo, una buena gestión de la inferioridad impidió no solo que el equipo vallisoletano no rompiera el marcador si no que los dos minutos se saldaron con un parcial de 2-0 a favor de los locales. Esta circunstancia dio alas a los cidianos, que se rearmaron para llegar al descanso con un 13-12.

Tras el paso por vestuarios, los burgaleses salieron armados de ímpetu, lo que les llevó a aumentar su ventaja a los 15-12 nada más salir a pista. Tras unos instantes un poco locos, Arroyo volvió a ralentizar el choque para intentar bloquear los ataques rápidos del cuadro local e intentar salir al contraataque, pero cuando lo lograban, Ibrahim ponía el cierre a la portería para no dejar que el partido volviera a manos visitantes.

Así, con el duelo en una fase más tranquila, Burgos empezó a llevar el duelo a su terreno, aprovechando también su mayor capacidad de rotación y su mejor preparación física que evidenciaba que su oponente comenzaba a tener problemas para mantener el ritmo en el 42 de juego (20-17).

Una brecha de cuatro tantos, 22-18, obligó al entrenador visitante a solicitar un tiempo muerto en el 44 con el que buscar el modo de contrarrestar los ataques rápidos de los locales, basados en recuperaciones en defensa y pases largo del portero a los extremos. Pero el último tramo del encuentro solo tuvo un color, el del San Pablo Burgos, que fue un ciclón en el tramo final del Partido.

DECLARACIONES DE NACHO GONZÁLEZ

El técnico cidiano valoró la victoria y también los puntos a mejorar: «Ha sido un partido en el que nos ha costado coger el hilo, por la diferencia de ritmo entre unos y otros. Arroyo iba a ataques muy largos para intentar levantar siempre la mano del pasivo y nosotros siempre buscamos un ritmo de juego muy alto», detalló González. «Ha habido un momento en el que se ha impuesto este ritmo de juego más lento y otro en el que se ha jugado más rápido, analizó. «Intentamos ser un equipo que corre bien al contraataque, que domina el encuentro pero los minutos estos no los dominamos, así que tenemos que intentar que cada vez sean más momentos los que mandemos porque nos vamos a encontrar con muchos equipos lentos, grandes y experimentados», subrayó. En este sentido, también remarcó que queda camino por recorrer en cuanto a trabajo: «No nos puede entrar la ansiedad y tenemos que ser capaces de estar metidos mucho tiempo defensivamente para después correr». «La lectura positiva es que hemos sabido superar la trampa de este ritmo. Dos puntos más viendo las cosas que tenemos que superar. Tenemos que seguir trabajando y este es el camino», concluyó.

FICHA TÉCNICA:

BALONMANO BURGOS: 32

Aleix Toro, Pablo Gastón (7), Alberto González (2), Julián Rasero, Alejandro Rodríguez (3), Juan Tamayo (4), Pablo García (1) –siete inicial- Ibrahim, Javier Espinosa (1), Raúl Blanco (2), Iker Antonio (1), Ernesto López (5), Javier Rodríguez (1), Álvaro Torres (3) y Sergi Germán (2).

BALONMANO ARROYO: 26

Alfonso Mayo, Fernando Velasco, Óscar Escudero (2), Simón García (8), Sergi Grossi (4), Roger Grossi (6), Luis Cano (3) –siete inicial- Carlos de Diego, Eduardo Niño, Rubén Real, Juan Carlos Cabada, Jose Javier Fernández (2), Rubén Vicente, Javier Gutiérrez, Diego Martín, Roger Daniel, J. Manuel Tamayo, Daniel Domingo (1).

PARCIALES:

1-1, 5-3, 6-6, 8-8, 9-11, 13-12, 15-13, 18-15, 22-18, 23-20, 28-22, 32-26

Imágenes