Golpe sobre la mesa del Balonmano burgos

El cuadro cidiano se impuso con total superioridad a su inmediato perseguidor, el Balonmano Soria, en un partido que dominó de principio a fin

No había margen para el error ni la relajación. El UBU San Pablo Balonmano Burgos puso sobre la mesa ayer en El Plantío, su carta de presentación como candidato al ascenso con una victoria incontestable ante el Balonmano Soria (41-33) en un choque dominado de principio a fin por los burgaleses gracias a su gran defensa y su trabajo coral.

El encuentro empezó con la intensidad que se esperaba en un duelo en la cumbre. La defensa local comenzó fuerte recuperando balones para forzar contraataques, de modo que el primer parcial correspondió a los cidianos (4-0). Un arranque que obligó al técnico soriano a pedir el primer tiempo muerto a los cuatro minutos de contienda. Las instrucciones de Rodrigo Llorden surtieron efecto inmediato para acortar distancias de forma momentánea.

Mientras, los rojinegros mantenían su hoja de ruta y su 6-0 se convertía en una maraña de brazos por las que resultaba casi imposible colar un balón al pivote o hacer fructificar un lanzamiento. Así, los locales abrieron una brecha de cinco goles a favor (Min, 10. 9-4).

Pero Soria no había llegado a El Plantío a pasearse y empezó a aprovechar algunos momentos de precipitación para volver a acercarse a tres tantos. Una inestabilidad que se contagió a ambos conjuntos momentáneamente, que acusaron en alguna acción los nervios propios de la relevancia del encuentro. La grada comenzó a tomar protagonismo para espolear a los burgaleses y también a los sorianos, con una treintena de aficionados amarillos en la grada. Con la emoción cada vez más en alto, cada acción llevaba consigo una reacción de máxima intensidad en las hinchadas.

Los porteros decidieron complicar las cosas en ambas metas, pero el UBU San Pablo, una vez superados los instantes de desajuste, siguieron su camino y en el minuto 24 la diferencia a favor de los hombres de Nacho González ya era de nueve tantos (19-10). Una inercia que se mantuvo hasta el descanso para irse a vestuarios con (21-13)

El regreso fue una declaración de intenciones de ambos equipos. Al ‘fly’ local anotado por Juan Tamayo respondió un gran lanzamiento exterior de Castillo. De nuevo, los rojinegros mostraron gran concentración en defensa para cortar las líneas de pase que permitiesen salir rápido a la contra. Pero no solo de primera oleada vive el UBU San Pablo y en los ataques en estático el bloque burgalés exhibió una gran variedad ofensiva propiciada por un buen trabajo de continuidad. Con las espadas en alto Burgos no cedía terreno y en el minuto 11 la renta local seguía siendo de nueve tantos a favor (29-20) a pesar de las intentonas de su rival. Nada parecía funcionarle al Balonmano Soria que vio cómo, incluso, Aleix Toro salía para detenerles un lanzamiento de penalti. Tampoco la inferioridad de los cidianos, por la exclusión de Iker, conseguía hacer mella en la fortaleza levantada por los burgaleses.

Con 11 goles de distancia en el luminoso y la frustración palpable del bloque visitante, su técnico solicitó un tiempo muerto para intentar apelar a la épica. Pero el cuadro rojinegro no estaba por la labor de rendir la plaza. No solo había que ganar, sino también dar espectáculo para que los cerca de 1000 aficionados en El Plantío se fueran a casa sabiendo que en Burgos hay un equipo de balonmano que va muy en serio.

Y su equipo no defraudó: 41-33 ante un rival directo e imbatibilidad intacta. El rumbo está fijo.

DECLARACIONES DE NACHO GONZÁLEZ:

«Soria llega muy fuerte en esta primera parte de la competición. Éramos dos equipos invictos y la verdad es que nuestra primera parte ha sido espectacular», comenzó el técnico cidiano, Nacho González. «Hemos marcado el ritmo de partido y en la segunda parte hemos seguido con la misma idea y hemos hecho alguna prueba, porque también es importante ir viendo la forma de mejorar», añadió el entrenador. González destacó la ayuda que supone ver «el pabellón con muchísima gente» además de la presencia de «la tele» para que todo el mundo pueda ver «´cómo el primer equipo está progresando y creciendo». El preparador quiso dar unas «palabras de agradecimiento por cómo están trabajando los jugadores y cómo han asimilado el modelo de juego». González insistió en que «en todo momento se trabaja para crecer» sea quien sea el rival» aunque reconoce que es difícil repetir «este perfil de partidos». Por ello, el técnico incide en que «lo importante es el trabajo para seguir creciendo».

Imágenes