Triunfo del Balonmano Burgos para alzarse al liderato

El conjunto cidiano impuso su ritmo desde el primer minuto para llevarse una solvente victoria ante La Fuente Pereda

El UBU San Pablo no quiere sorpresas. Para estar en la parte alta de la tabla hay que poner intensidad en todos los partidos y con esa máxima se presentó el cuadro cidiano en Santander para ganar en la cancha de La Fuente Pereda por 27-42.

El equipo de Nacho González sabía que se enfrentaba a un rival herido, ya que no había ganado ninguno de sus compromisos anteriores, y a un ambiente de presión con un público entregado a los suyos. Pero los burgaleses fueron preparados ante el 'partido trampa' y tomaron las riendas del encuentro desde el primer momento.

En conjunto rojinegro volvió a destacar el trabajo coral, importante para batir la dura defensa de los cántabros, si bien destacan los ocho tantos de Ernesto López, y los seis de Álvaro Torres y Pablo Cantore. La premisa era marcar el ritmo del partido y desde el primer minuto los cidianos impusieron una velocidad en el juego que complicó mucho la vida a su oponente, en lo que se notó, también, la preparación física de los castellanos.

El bloque burgalés superó con creces el duelo ante un recién ascendido justo antes de enfrentarse, la próxima jornada, a uno de los 'gallos' de la categoría: el Balonmano Santoña, equipo descendido de División de Honor Plata, y que será una prueba de fuego para el UBU San Pablo de cara a medir sus fuerzas con otro de los posibles rivales de la zona alta de la tabla.

DECLARACIONES DE NACHO GONZÁLEZ

«Hemos empezado muy bien, corriendo mucho y metiendo en el partido un ritmo bastante alto, que era una de las cosas que buscábamos», explicó Nacho González tras el encuentro. «Es ena pista muy pequeña y complicada, pero desde el principio hemos ido marcando las diferencias y con un ritmo alto, de ahí la cantidad de goles», detalló. «Hemos jugado también con mucha continuidad», añadió. Si bien el técnico del cuadro burgalés lamentó «haber recibido muchos goles», algo que se explica, no obstante, por ese ritmo alto ya que «con muchos ataque también hay muchas defensas». «En el minuto 15 de la segunda parte el partido ya estaba roto y se ha vuelto un poco duro», completó el preparador, que se mostró totalmente satisfecho del trabajo de sus pupilos.

Imágenes