Claudio Ramos: «Tengo la fe de que podemos dar la sorpresa este año»

El pivote cubano se muestra muy ilusionado con esta nueva etapa en Burgos tras un año difícil en Valladolid a causa de su lesión

Claudio Ramos ha pisado Burgos por primera vez. El jugador cubano no conocía la capital castellana, en la que vivirá y jugará durante la campaña 2020/2021, y este miércoles ha tenido la oportunidad de tener su primera toma de contacto con su nueva ciudad. El pivote internacional mostró su sencillez y humildad ante los medios en las instalaciones de TPF (C/Bureba, 28), patrocinador del Balonmano Burgos, donde llevó a cabo su presentación oficial.

El técnico cidiano, Nacho González, presentó al internacional como «un jugador con una proyección muy buena y de uno de los países que tradicionalmente han tenido un nivel muy alto en balonmano, que en los últimos años han estado un poco desaparecidos y que ahora vuelven a tener una trayectoria importante en el balonmano internacional como es Cuba».

Para el preparador, Claudio es «un pivote grande y rápido». Dicho de otro modo, «un pivote más moderno». «Estábamos acostumbrados a los pivotes más anchos y no con la movilidad que tiene Claudio», explicó. González destacó la idoneidad del fichaje para esta temporada: «Tanto para él como para Burgos es el momento ideal para su crecimiento y el del club. Viene con dos años de experiencia de entrenar mucho en Asobal, en clubes como en Logroño y como Valladolid. Este tiene que ser el año de dar un paso adelante, de jugar muchos minutos y de mostrar que puede ser un jugador importante en el balonmano nacional y también en el internacional».

Por su parte, el jugador se confesó «contento con esta nueva etapa en Burgos» y también «la confianza tanto el club como el entrenador». «Llevo dos años adquiriendo experiencia en los entrenamientos y ahora quiero demostrar lo que valgo con trabajo y sacrificio», reconoció.

Con respecto a la lesión que le apartó de las pistas la pasada campaña, aclaró que está «haciendo la rehabilitación en Proporción A» y que los médicos le han dicho que está «apto para jugar». «Mi trayectoria ha sido difícil: llegar de Cuba a Logroño casi sin saber cómo se juega al balonmano en Europa. Después en Valladolid, intenté demostrar el 100% y las cosas no salieron como quería, con la lesión. Y ahora en Burgos estoy con la misma ilusión que cuando llegué a España», relató el internacional.

Mientras, en lo que se refiere a la próxima temporada, a su juicio «esta etapa en Burgos, tanto para el equipo, como para el entrenador…, es un año que tenemos que demostrar no solo que somos buenos, sino también que venimos a trabajar con la misión de crecer y de adquirir ese de los otros equipos», subrayó. «Comparados con otros equipos sé que este tiene ilusión, tiene garra y puede estar entre los equipos de arriba. Tengo la fe de que podemos dar la sorpresa este año», ensalzó.

Cuatro amistosos en Burgos

En otro orden de cosas, Nacho González confesó que la plantilla aún no está cerrada y que «la idea es de tener 16 jugadores». «Va a ser un año difícil y diferente. Todo lo vivido va a cambiar, por eso es importante hacer una plantilla casi profesional y de una exigencia muy alta», apuntó.

Además, adelantó que «ahora mismo hay 13 y estamos muy cerca de algún anuncio». González dejó claro que «la idea es hacer una pretemporada más larga de lo habitual con siete semanas y media de trabajo» ya que es necesario ir despacio para hacer bien las cosas. «No tenemos partidos amistosos hasta el 29 de agosto, entonces vamos a tener un mes de esta adaptación», recordó el técnico. Asimismo, anunció que ya hay «cerrados seis partidos amistosos, cuatro de ellos en Burgos: Aranda, Zamora, Zarautz y Torrelavega».

Imágenes