Victoria sufrida del UBU San Pablo ante el ULE Ademar

El conjunto cidiano tuvo que emplearse a fondo contra un rival que mantuvo el partido igualado hasta los últimos minutos

El UBU San Pablo Burgos consiguió una nueva victoria por 34-28 contra un ULE Ademar que complicó mucho las cosas al bloque burgalés, en un encuentro igualado que solo se desequilibró en el último tramo.

El Balonmano Burgos volvía a casa tras el parón navideño con el ánimo de mantener su racha de victorias y prolongar su imbatibilidad. Enfrente, tenía al filial de Ademar, que entró en el partido como un ciclón. Los leoneses arrancaron con un parcial de 1-4 en solo tres minutos que hizo despertar a los cidianos, algo fríos en los primeros compases. Tras unos minutos de despiste en defensa, el bloque rojinegro reaccionó y en el minuto 6 la contienda ya estaba igualada (6-6).

El encuentro se movía a alta velocidad, gracias al alto ritmo de juego que imprimían ambos conjuntos. Si bien, a medida que la defensa local empezó a cerrar filas, el equipo burgalés empezó a carburar y dejar su sello, con ataques rápidos y goles imposibles que llevaban en alto al público. No obstante, la escuadra dirigida por Juan García Lorenzana hizo gala y exhibición de ese talento individual que atesora para poner las cosas difíciles a los burgaleses, que no lograban despegarse en el luminoso más allá de los tres goles de ventaja. En el minuto 20, el cuadro ademarista se colocó a un gol de distancia (10 – 9) para avisar a los hombres de Nacho González de que no habían llegado a El Plantío a pasearse.

La garra cidiana salió a pasear en ese momento para recuperar las distancias, gracias a dos goles seguidos de Raúl Blanco y Pinillos, lo que obligó al técnico leonés a pedir tiempo muerto (min. 22. 13–10). El parón no tuvo el efecto deseado para los visitantes inicialmente y dio más renta a los locales para situarse cuatro arriba. Pero el partido no permitía dar ninguna situación por definitiva. Así, de nuevo ULE Ademar volvió a recuperar terreno para ponerse uno abajo, gracias a sus recuperaciones de balón tras lanzamiento o en transición de ataque de los burgaleses. Así, con 16-14 se llegó al descanso.

La dinámica de igualdad se mantuvo en el arranque de la segunda mitad, hasta el punto que el marcador se igualó en el 35 (19-19) e, incluso, Ademar tuvo un ataque para ponerse por encima. El partido se convirtió en un choque de trenes donde nada parecía poder desequilibrar la balanza. Cada acción se antojaba vital. Así lo entendió la hinchada rojiblegra que empezó a espolear a los suyos para convirtiéndose en el jugador número ‘8’. Las acciones aceleradas y la sucesión de errores en ambos bloques paralizó el marcador mediada la segunda mitad que se mantuvo en 26 a 25 hasta que una exclusión de Juli propició la igualada (26-26), para volver a inquietar los intereses rojinegros. La adversidad hizo fuertes a los cidianos. Ibrahím cerró la portería en el momento clave del encuentro y los pases y lanzamientos que antes se perdían, ahora encontraban destino. En el 23, una exclusión de Luis Robles y un posterior penalti sobre Pinillos, MVP del encuentro, sirvió para poner la máxima ventaja local al marcador (31-27). Esa inercia ya no tuvo manera de frenarla el cuadro leonés que acabó recibiendo, en los últimos instantes, un castigo excesivo que no da cuenta de la gran batalla presentada durante toda la contienda (34-28). Nueva victoria para los hombres de Nacho González, que cierran la primera vuelta sin ceder ningún punto. La próxima semana, el balonmano vuelve a El Plantío, a las 12:00 horas, contra Balopal.

DECLARACIONES DE NACHO GONZÁLEZ

El técnico cidiano, Nacho González, valoró la complejidad del encuentro y de la victoria contra un rival que jugó de tú a tú contra los burgaleses: «Sabemos que después de los parones cuesta coger el ritmo competitivo y de juego y hemos cometido más errores que los que veníamos cometiendo en los últimos partidos. Muchos errores de pase y en el lanzamiento, incluso desde seis metros, y en el contraataque». Dentro de eso, «hemos intentado llevar el juego a un ritmo alto, lo que nos ha permitido, en los últimos minutos a partir del cambio defensivo a 5-1, poder correr y tener una renta relativamente cómoda para ganar», apuntó. El preparador destacó que «es interesante ver al equipo en los momentos complejos e igualados». Ahí, «en el 5-1 hemos conseguido generarles problemas», detalló. En el cómputo global, González remarcó que «15 partidos seguidos ganando es algo muy complejo de conseguir y hay que dar mérito al equipo» ya que «solamente el Barcelona en Asobal y Burgos en Primera Nacional mantiene el pleno de victorias».

FICHA:

UBU SAN PABLO 34: Ibarhím, Cantore (4), Pinillos (4), Pablo García (3), Jano (3), Álvaro Torres (8), Juan Tamayo (1) -siete inicial- Sergi (2), Espinosa (3), Raúl Blanco (1), Aleix Toro, Juli, Iker, Ernesto (4), Javier Rodríguez (1).

ULE ADEMAR 28: S. Álvarez, Roldán (4), L. Robles (4), C. Robles (2), Casqueiro (6), C. Fernández (2), Paredes (3) -siete inicial- De Juan, Á. Alvárez (2), Álex Lodos (1), Torío (3), Blanco, Rozas, Ortega, Zapatero, Omar González (1)

PARCIALES: 2-4 / 6-4 / 9-6 / 10-9 / 14-11 / 26-14 / 19-18 / 22-21 / 25-26 / 26-26 / 33-27 / 34-28

ÁRBITRO: Excluyó a Íker (min. 14) y Juli (min. 48), del UBU San Pablo, y a Casqueiro (min. 7), Torío (min. 23) y L. Robles (min. 53), del ULE Ademar

Imágenes

(Sergio Delgado)