Álvaro Torres, un año más como rojinegro

El UBU San Pablo Burgos se asegura la continuidad por una temporada del central ciudarrealeño, máximo anotador del equipo la pasada campaña

Álvaro Torres seguirá una campaña más a las órdenes de Nacho González, gracias al acuerdo de renovación alcanzando entre el jugador ciudarrealeño y el club. De este modo, la entidad cidiana se garantiza la continuidad del máximo anotador rojinegro del pasado curso y mantiene su política de confianza en el grueso del equipo que llevó al UBU San Pablo al ascenso a DH Plata.

El central castellanomanchego fue el último hombre en incorporarse a la plantilla del Balonmano Burgos la pasada campaña, sin embargo, demostró una rápida adaptación al sistema de juego y al grupo. A sus 25 años, su dilatada experiencia fue clave en la dirección del juego y su calidad se tradujo en un alto porcentaje de acierto, especialmente desde los 7 metros. En total, fueron 110 dianas las que logró Torres en los 23 encuentros de liga disputados.

El entrenador del UBU San Pablo, Nacho González, remarca la importancia de seguir contando con este efectivo de cara a la próxima campaña: «Álvaro es un jugador que se ha adaptado muy bien esta temporada al modelo de juego propuesto, lo que ha sido importante para poderlo llevar a cabo». De este modo, su presencia será vital «para en la próxima temporada en Plata seguir reproduciendo el modelo de juego», detalla González. «Él nos va a ayudar también mucho a ello», incide.

«Lo afronto con muchas ganas de volver a una competición como es la División de Honor Plata», reconoce por su parte el jugador malagonero. Torres enfatiza «que tenía muchas ganas de regresar» a esta categoría «después de los dos últimos años jugando en Primera» y afronta la próxima temporada con el ánimo de «conseguir los objetivos del Balonmano Burgos, que a buen seguro van a ser muy ambiciosos». Asimismo, y «después de un año que ha salido tan redondo», admite tener «mucha ilusión de compartir con los compañeros y con el club un año en una categoría tan bonita como es la División de Honor Plata».

Álvaro Torres del Val (Malagón, Ciudad Real, 1995) comienza a sus a hacer sus pinitos en el balonmano inducido por su profesión de Educación Física, lo que le lleva a entrar en la AD Cátedra 70, club de su pueblo natal. Tras combinar fútbol y balonmano, se decide finalmente por el 40x20 y entra en el histórico y ya desaparecido BM Ciudad Real, en el que permanece desde infantil hasta primer año de juvenil. El segundo año de esta categoría se incorpora al nuevo club, el Alarcos Ciudad Real, donde disfruta también de minutos en el equipo sénior en Segunda División. Tras dos temporadas en Primera Nacional, el equipo castellanomanchego consigue el ascenso, lo que permite a Torres estrenarse en la División de Honor Plata e, incluso, jugar el Play-Off de ascenso a Asobal. El curso siguiente, ficha por el Villa de Aranda para jugar en la máxima categoría, el primer año, y en Plata, el segundo. Tras su paso por Ikasa Madrid, club con el que gana la liga en el Grupo B de Primera, en 2019 llega a Burgos, por lo que la 2020/2021 será su segunda campaña en el cuadro cidiano.

Imágenes

(SOMOS CIDIANOS)