Amplia victoria del Balonmano Burgos en Pamplona

El cuadro burgalés vence al San Antonio BM por 23 a 39 en un choque en el que los cidianos destacaron por su trabajo defensivo y su intensidad los 60 minutos

Dos de dos para los hombres de Nacho González que siguen demostrando su buena condición física a la vez que se muestran, poco a poco, como un bloque cada vez más sólido. La victoria ante el San Antonio BM navarro por 23 a 39, más allá del marcador final, mostró a un conjunto trabajado y con directrices claras.

El inicio del encuentro fue intenso por parte de ambas escuadras. Los primeros minutos se convirtieron en un intercambio de ataques rápidos que tuvieron como resultado un tanteo de 6-6 a tan solo siete minutos del inicio del encuentro.

La exclusión en el minuto 8 de Javi Rodríguez puso el 7-6 y obligó al cuadro cidiano a bajar el ritmo del partido durante su inferioridad. Dos minutos bien gestionados por los burgaleses que no acusaron el hombre menos sobre la pista y saldaron el parcial con un 1-1.

Ese impás sirvió, además, a los hombres de Nacho González para reforzar la intensidad defensiva, recuperar balones y hacer contrataques rápidos que llevaron a los visitantes a conseguir la primera ventaja del partido en el minuto 12 (8-9). Una fórmula que motivó solo un minuto después una exclusión local que aumentó la renta para los castellanos (8-10). A medida que el bloque defensivo burgalés cobraba fuerza, los navarros comenzaban a cometer más errores, ante la incapacidad de encontrar al pivote o a los extremos, que tan buen rendimiento tuvieron en los primeros minutos. Cuando la ventaja para el cuadro rojinegro alcanzó los seis goles a favor, el técnico local se vio obligado a pedir un tiempo muerto para reorganizar a sus efectivos. Un parón que surtió efecto inmediato y que llevó a San Antonio a anotar rápido y cerrar bien su defensa para recuperar algo de terreno en el minuto 23 (11-15). Pero fue un espejismo. Cuando el efecto de la parada técnica se esfumó, los burgaleses volvieron a carburar, a imponer su juego y a acrecentar su disntancia a los siete tantos que fue de ocho justo antes de llegar al descanso (13-21).

El paso de vestuarios dio un extra de energía al Balonmano Burgos que se plasmó en un primer parcial de 1-4 en los cinco primeros minutos. Fue el momento para poder hacer pruebas de distintos sistemas defensivos y ensayar el 5-1. Los nervios de pretemporada hicieron que durante unos instantes el partido se volviera loco y se sucedieran los errores en ambos equipos, faltos aún de ritmo de competición. No obstante, los cidianos demostraron la efectividad del buen trabajo físico que lleva realizando durante las tres últimas semanas y pudo, durante todo el choque, tener una marcha más que su contrincante. Tanto que la segunda parte fue entera un recital de los burgaleses, que cierran su segundo amistoso de preparación con otra solvente victoria.

DECLARACIONES DE NACHO GONZÁLEZ

El entrenador del Balonmano Burgos hizo una reflexión sobre el partido amistoso, en el que el cuadro cidiano fue de menos a más: «Nos ha costado ajustar la defensa un poco al principio, pero ya empezamos a coger los conceptos. El ataque y el contraataque lo hemos hecho muy bien durante todo el partido, con alguna pérdida que tenemos que intentar minimizar. Una vez que hemos hecho el ajuste, hemos defendido muy bien, también en 5-1», detalló González. «Tenemos que quedarnos con que empezamos a hacer acciones más explosivas, vamos teniendo alguna relación de pareja interesante», destacó. «Ahora tenemos que intentar saber en qué momentos tenemos que correr el contraataque y cuando es mejor tener un poco de pausa. En general, intentamos tener ritmos muy altos, pero en esos ritmos, una pequeña pausa puede ser el éxito», añadió el técnico. «En líneas generales, el objetivo que buscaba está conseguido, y en ese sentido, estoy contento».

Imágenes